¿Por qué la siesta es cardiosaludable?

By 19 marzo, 2018Salud

Una siesta de 30 minutos un mínimo de tres veces por semana reduce el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular hasta un 64%. Tras las comidas, se produce un efecto llamado “efecto postpandrial”: durante la digestión, el flujo sanguíneo disminuye en el sistema nervioso y aumenta en el digestivo. Cuando se hace la digestión, el corazón trabaja más, puesto que impulsa el proceso digestivo. Por ello, si relajamos el cuerpo y lo sometemos al mínimo esfuerzo, facilitamos su labor y lo “quemamos” menos.

Además, el descanso a mitad de la jornada reduce el estrés cardiaco y disminuye la presión arterial. Esta práctica es especialmente recomendable para las personas que tienen alguna afección cardiaca, ya que les ayudará a recobrar energías.

¿Por qué en verano apetece más?

Las altas temperaturas contribuyen a adormecernos debido a la vasodilatación periférica que se produce, a lo que se añade que estamos haciendo digestión, con la consecuentemente somnolencia que de por sí provoca.

 

Leave a Reply