Puedes conseguir que estén sanas, hidratadas, ligeras y muy suaves si facilitas su circulación y las cuidas con los tratamientos adecuados.

Circulación sin atascos. Para evitar que se hinchen, hay algunos trucos. Si trabajas sentada, utiliza un reposapiés y levántate cada cierto tiempo. Si tu jornada es de pie, recomendamos medias terapéuticas que te ayudarán a tener las piernas descansadas. Cuando llegues a casa, alterna agua caliente y fría desde los tobillos hasta la cadera.

Caminar es bueno para tus piernas. No está aconsejado el aeróbic o el step.

Liberar los líquidos. Si eliges bien lo que comes, conseguirás liberarlos. El sodio es un gran retenedor de agua, así que condimenta tus comidas con poca sal y controla otras delicias saladas como encurtidos, patatas fritas,… El potasio tiene justamente el efecto inverso pos su capacidad de eliminar agua. Lo encontrarás en verduras y frutas frescas, hortalizas, legumbres o cereales integrales. Sustituir el café por infusiones diuréticas, como el té rojo.

Hidrátalas para tenerlas más suaves. La piel se renueva de forma natural cada 21 o 28 días. Pero con el paso del tiempo este proceso se ralentiza, y entonces necesitamos exfoliar la piel para desprendernos de las células muertas que taponan los poros. Aplícate crema todos los días, aunque no sientas la piel tirante, con una loción que, además de hidratar, reafirme. La depilación es esencial para la higiene y la belleza de tus piernas.

Cómo tratar problemas específicos. Las piernas son propensas a padecer problemas localizados, como celulitis, varices y estrías. Será muy importante tomar medidas para prevenir. Tobillos y rodillas son el asentamiento preferido por la celulitis edematosa, que se produce por la retención anormal de líquidos. Una dieta depurativa, hábitos como no llevar ropa muy ajustada o tacones muy altos y el uso de cosmética específica pueden mejorar el problema.

Existen tratamientos que reducen la grasa y drenan los líquidos a través de activos naturales, masajes y aparatos de vanguardia. Para tratar la fase incipiente de estrías, lo mejor es cuidarse la piel a diario y, respecto a las varices, no se recuperan sin tratamiento, siempre se agravan y van aumentando su desarrollo. Acude a un instituto médico estético donde te puedan asesorar a través de un servicio personalizado.

 

 

Leave a Reply