Una dieta sana retrasa el proceso del envejecimiento porque ayuda a combatir el exceso de radicales libres.

Para mantener la firmeza del pecho hay que optar por menús muy ricos en proteínas como los lácteos, carne, pescado y huevos que reúnen todas estas condiciones. Las proteínas de origen animal el organismo las asimila mejor que las vegetales (pan, cereales, legumbres). Si no quieres tomar carne y pescado dos veces al día, puedes sustituir cada porción de 100 g por dos lácteos, como un yogur y 40 g de queso ligero. Pero tampoco debes descartar vegetales muy ricos en proteínas como la soja o las algas, especialmente la espirulina. Con soja verde puedes prepararte purés superporteícos, y con los brotes de soja suculentas ensaladas.

Aparte, para mantener una piel sana son fundamentales las vitaminas- A, B, C y E – y los minerales – hierro, zinc y selenio-. Los encontrarás en las zanahorias, las espinacas, los pimientos, la lechuga, los berros, el perejil, y también en la levadura de cerveza. Para que la piel esté hidratada necesitas tomar dos litros y medio de agua diaria. Recuerda que tu organismo obtiene el agua por una parte, de los alimentos que tomas, y por otra, de los líquidos que bebes.

Perder kilos sin perder pecho

Es difícil pero no imposible. Si estás haciendo un régimen y no quieres que tus pechos se queden flácidos sigue estos consejos: Aparte de una dieta rica en proteínas, los mejores aliados de los pechos son los alimentos gelatinosos, asi como la salvia y el aceite de prímula u onagra. Además de las infusiones de salvia puedes tomar la salvia en forma de cápsulas.

 

Leave a Reply