Nutricion Gesvital

La nutrición es el proceso biológico en el que los organismos asimilan los alimentos y los líquidos necesarios para el funcionamiento, el crecimiento y el mantenimiento de sus funciones vitales. Es principalmente el aprovechamiento de los nutrientes, manteniendo el equilibrio homeostático del organismo a nivel molecular y macrosistémico.

Los procesos macrosistémicos en nutrición están relacionados a la absorción, digestión, metabolismo y eliminación, es decir, están relacionados al equilibrio de alimentos como enzimas, vitaminas, minerales, aminoácido, glucosa, transportadores químicos, hormonas,…

Diferencia entre nutrición y alimentación

La alimentación es un proceso voluntario a través del cual las personas se proporcionan sustancias aptas para el consumo, las modifica partiéndolas, cocinándolas, introduciéndolas en la boca, masticándolas. Es a partir de ese momento que acaba la alimentación y empieza la nutrición. No son sinónimos ya que la nutrición es consecuencia de la alimentación.

“Gesvital clínicas especialistas en nutrición”

¿Qué es la alimentación saludable?

La alimentación se considera adecuada y saludable cuando cumple los siguientes requisitos:
  • Es suficiente para cubrir las exigencias y mantener el equilibrio del organismo.
  • Adaptada a las necesidades y gasto energético de cada individuo.
  • Completa y variada en su composición con inclusión diaria de todos los nutrientes y en ciertas cantidades y proporciones.
  • Adecuada a las diferentes finalidades en el organismo.
  • La ingesta suficiente de fibra dietética.
  • La correcta hidratación (beber agua).
Tipos de nutrición
  • Nutrición autótrofa: es la que llevan a cabo los organismos que producen su propio alimento. Estos organismos producen su masa celular y materia orgánica a partir del dióxido de carbono usando la luz o sustancias químicas como fuente de energía. Ejemplos: plantas y algunas bacterias.
  • Nutrición heterótrofa: es la que llevan a cabo aquellos organismos que necesitan de otros para vivir. Obtienen la energía rompiendo las moléculas de los seres autótrofos que han comido. Ejemplos: animales, hongos y la mayoría de las bacterias.

Nutrición en Gesvital Clínicas

Nuestros especialistas en nutrición realizan un estudio personalizado y, en función de los resultados, elegirán el tipo de alimentación a seguir dependiendo de las necesidades del paciente.

En Gesvital Clínicas disponemos de coaches nutricionales y médicos nutricionistas que le ayudarán a llevar una alimentación y nutrición saludable, suficiente, adecuada y completa para prevenir el riesgo de alteraciones o enfermedades a corto, medio y largo plazo. Realizamos test de intolerancia alimentaria a diferentes alimentos y reacciones alérgicas, con sencillos test y pruebas, nutrición infantil para prevenir la obesidad infantil y nutrición deportiva enfocada a aumentar y mantener una mayor resistencia física.

La nutrición y la salud.
Existen seis clases de nutrientes que el cuerpo necesita y es importante consumir diariamente para construir y mantener una función corporal saludable y una buena nutrición:

Carbohidratos | Proteínas | Grasas | Vitaminas | Minerales | Agua

Una salud y nutrición pobre puede ser causada por un desbalance de nutrientes ya sea por exceso o deficiencia. Además la mayoría de los nutrientes están involucrados es la señalización de células, deficiencia o exceso de varios nutrientes que afectan indirectamente la función hormonal.

Nutrición Gesvital Clínicas: vitaminas

Las vitaminas son imprescindibles para la buena alimentación y nutrición del organismo y creemos que el simple hecho de comer fruta o verdura ya tenemos las dosis necesarias cubiertas. Pero a veces, sin darnos cuenta, se “pierden” por el camino.

Hay 13 vitaminas esenciales divididas en dos grupos: hidrosolubles (se disuelven en agua), con las que no pasa nada si te excedes porque se eliminan con la orina, pero debes tomarlas a diario ya que el cuerpo no las almacena (menos la B12). Las liposolubles (se disuelven en grasa) sí se “guardan” en el hígado y tomadas en exceso podrían ser tóxicas para nuestra salud y nutrición.

  • Nutrición. Vitamina B1 o TIAMINA: Clave para el corazón y neuronas. Está en cereales integrales, levadura de cerveza…Los azúcares pueden provocar su carencia.
  • Nutrición. Vitamina B2 o RIBOFLAVINA: Básica para el crecimiento y la producción de glóbulos rojos y blancos. Carnes, lácteos, huevos, setas…la contienen.
  • Nutrición. Vitamina B3 o NIACINA: Contribuye a equilibrar el sistema nervioso y el colesterol y al buen aspecto de la piel. Germen de trigo y aguacate la aportan.
  • Nutrición. Vitamina B5 o ÁCIDO PANTOTÉNICO: Ayuda a metabolizar carbohidratos y grasas para obtener energía. Setas, coles o patatas la llevan.
  • Nutrición. Vitamina B6 o PIRIDOXINA: Imprescindible para la correcta función cerebral. Comer mucha proteína reduce sus niveles. Está en el pollo, pavo o plátano.
  • Nutrición. Vitamina B8 o BIOTINA: Colabora en la síntesis del colesterol y algunas hormonas. Se encuentra en muchos alimentos: lácteos, carnes, chocolate…
  • Nutrición. Vitamina B9 o ÁCIDO FÓLICO: Interviene en la formación del ADN. Su carencia provoca anemia. Verduras de hoja verde, remolacha o cítricos la incluyen.
  • Nutrición. Vitamina B12 o CIANOCOBALAMINA: Al igual que las otras, es fundamental para el metabolismo. Solo la aportan alimentos de origen animal y en poca cantidad.

Tiene un gran efecto antioxidante. Imprescindible en la nutrición para la formación de colágeno y favorece la cicatrización. También estimula las defensas y ayuda al cuerpo a aprovechar el hierro de otros alimentos.

Se encuentran en verduras (coles, lechugas,…) y frutas (cítricos, fresa, kiwi,…). Para asegurarte una buena alimentación y nutrición es necesario tomar 3 piezas de fruta fresca al día y una ración de verduras crudas.

  • Nutrición. Vitamina A: Está en carnes, huevos…Es clave para la vista, pero en exceso resulta tóxica. Dosis: 100 mcg/día.
  • Nutrición. Vitamina D: Ayuda a fijar el calcio de los huesos. Se obtiene con la exposición al sol, y aunque el huevo o el pescado también la aportan no se asimila igual. Dosis: 15 mcg/día.
  • Nutrición. Vitamina E: Ayuda a formar glóbulos rojos. En exceso puede interferir con la vitamina K y provocar hemorragias. Aceite de oliva o frutos secos la llevan. Dosis: 10 mcg/día.
  • Nutrición. Vitamina K: Su déficit dificulta la coagulación de la sangre. No ocasiona problemas de toxicidad. Vegetales de hoja verde o la carne roja la aportan. Dosis: 45-80 mcg/día.

Nutrientes y cualidades de los alimentos según su color

Los pigmentos que confieren color a los alimentos nos protegen. Si cada día, con nuestra alimentación y nutrición, cubrimos una “paleta cromática”, nos aseguramos de que recibimos todos los minerales, vitaminas y oligoelementos que el cuerpo necesita.

AMARILLOS Y NARANJAS: CONTRA LAS INFLAMACIONES

Pimiento, ciruela, albaricoque, limón, piña, patata, zanahoria, calabaza…Los amarillos deben su color a los flavonoides que, además, les confieren propiedades antiinflamatorias. Y, como tienen antocianinas (otras sustancias colorantes y antioxidantes), previenen las lesiones en tejidos tan importantes como los de los vasos sanguíneos. Los naranjas en alimentación y nutrición protegen la piel y la vista (tienen betacarotenos) y son anticancerígenos.

ROJOS: REJUVENECEDORES

Estos alimentos presentan carotenoides, pigmentos que, junto con los polifenoles, aportan dicho color y efectos antioxidantes (contra los radicales libres) para la piel. Si quieres tener un cutis terso que no te falte en tu alimentación los tomates, las fresas, las cerezas…

AZULES Y VIOLETAS: BUENA MEMORIA, ANTICANCERÍGENOS

Gracias a pigmentos como las antocianinas, cuya gama va del amarillo al violeta, tienen una función preventiva contra el cáncer y, por su efecto antioxidante, previenen la pérdida de memoria. Alimentos: Arándanos, moras, ciruelas, berenjenas, lombarda…

VERDES: CALMA Y ENERGÍA

La clorofila determina el color verde (que también se debe a los carotenos). Además de ésta, que protege el sistema inmunológico, contienen calcio, vitaminas A, K, y C. Son antiinflamatorios y ayudan a controlar la presión arterial y la depresión y a mejorar el humor (ansiedad, estrés), gracias a su magnesio y vitamina B6.

BLANCOS: FUERA CATARROS

Ayudan a combatir los catarros, gripes, y virus ya que aumentan las defensas y combaten las inflamaciones e infecciones. Por ejemplo, la cebolla y el ajo poseen sustancias sulfurosas que los convierten en dos de los mejores antibióticos naturales (frenan la gripe, la bronquitis, la faringitis…), además de proteger el corazón (equilibran la tensión arterial); las endibias y la coliflor reducen los radicales libres y el colesterol. Y recuerda: los lácteos son importantes fuentes de calcio y vitamina D, que protegen de la osteoporosis propia de la menopausia.

¿Qué hormonas te hacen engordar?

Nuestros expertos Gesvital Clínicas te comentan cuáles son y qué efectos tienen sobre tu organismo:

Hormonas tiroideas: Tiroxina y triyodotironina

No bajas de peso y no sabes por qué, ya que comes poco y haces ejercicio regular. Consulta nuestros médicos Gesvital porque la causa puede ser el hipotiroidismo. Las responsables del metabolismo son la tiroxina y triyodotironina y, cuando la secreción de dichas de dichas hormonas disminuye, este se ralentiza. De modo que, con los mismos hábitos de vida, quemas menos calorías y empiezas a subir peso. Si sospechas que es tu caso, hay otros síntomas que también denotan un desequilibrio hormonal en la tiroides, como fatiga, piel seca e intolerancia al frío.

Hormona del hambre: Ghrelina

Es la responsable de la sensación de hambre y se sabe que las personas que siempre sienten apetito, incluso tras haber comido, y por tanto con problemas de peso, tienen niveles bajos de ghrelina en sangre comparado con personas que tienen un peso óptimo. Apatía, soledad, nostalgia disparan la ghrelina y hacen que busquemos consuelo en la comida, sobre todo en alimentos grasos o azucarados. Tras una dieta hipocalórica también aumentan sus niveles y provoca un “efecto rebote”, haciendo ganar más kilos de los perdidos.

Hormona del estrés: Cortisol

Cuando sufres nervios aumenta tu nivel de cortisol, que hace que tu cuerpo sea menos sensible a la leptina, hormona encargada de hacerte sentir saciada. A la vez, liberas el neuropéptido y, una sustancia química inductora del deseo por los carbohidratos. Por esta razón picas a deshora y sin control para disminuir la tensión que sientes obteniendo el “confort” perdido a través de los alimentos. Las células de grasa abdominal son más vulnerables a la hormona del estrés comparadas con otras zonas, por eso engordas más en el vientre.

Hormonas femeninas: Estrógenos y progestágeno

Estás más hinchada y con antojo de chocolate, además de irritable. Son síntomas del desequilibrio entre estrógenos y progestágenos, justo antes de la menstruación. En “esos días” también baja el nivel de serotonina, la hormona del bienestar. La retención de líquidos es consecuencia de este desajuste hormonal, que también altera los niveles de glucosa en sangre (de ahí las ganas de dulce). También se da en la menopausia, cuando el organismo deja de producir estas hormonas y muchas mujeres engordan pese a comer lo mismo o menos.

masajes relajantes

Masajes

liposuccion gesvital

Mesoterapia Corporal

depilacion hombre

Estetica Hombre

ipo sin cirugia

Lipo sin cirugia

percios de rinoplastia

Rinoplastia sin cirugía

tratamiento botox madrid

Antiaging

depilacion laser definitiva

Depilación Láser

GESVITAL
Medicina Estética