Cómo mantener tu apetito bajo control

Incorporar hábitos que estimulen la serotonina e inhiban el hambre regulará las hormonas que te hacen comer más.

1. Depura tu hígado.

Toma dos tazas de agua templada con limón antes de desayunar, bebe ocho vasos de agua mineral a lo largo del día y evita los alimentos y hábitos que interfieren en el rendimiento hepático como el alcohol, café, tabaco, azúcar y grasas.

2. La rutina, el mejor potenciador de la dieta.

Al cuerpo le sienta de maravilla despertarse, comer e irse a dormir siempre a las mismas horas. Intenta ser fiel a tus horarios porque está comprobado que la regularidad influye beneficiosamente en el comportamiento alimentario, estabilizando los niveles de las hormonas que controlan tu apetito.

3. Edulcorar con estevia.

Para ahorrar calorías al endulzar, elige mejor estevia, un edulcorante totalmente natural.

4. Si te cuesta dormir bien…

Date tiempo para digerir la cena(90 minutos), nada de pantallas de ordenadores, móviles…, pasa 15 minutos a solas(para respirar, meditar, reflexionar…).

5. No abuses del glutamato de sodio.

Es un aminoácido presente de forma natural en las proteínas, pero también se añade de forma industrial a salsas, carne procesada o snacks. Este tipo de aminoácido además de ser calórico, aumenta el apetito y la voracidad.

6. Los quita-hambre más sencillos.

Una hora al aire libre, paseo de 15 minutos y una pausa a media comida.

7. Ojo con la medicación.

Los corticoides, antialérgicos o antidepresivos pueden causar alteraciones hormonales que estimulan el apetito más de lo normal.

8. Al calentar la comida…

No utilizar plásticos ya que pueden liberar ciertos tóxicos que pasan a los alimentos y de ahí a nuestro organismo, pudiendo alterar las hormonas.

9. Remedios naturales.

Tras un día largo, te recomendamos un baño detox, masaje pélvico y ambientar tu casa con el aceite esencial Bergamota.

10. Anda, corre, baila, nada…

El hambre se suprime durante e inmediatamente después de correr o realizar un ejercicio vigoroso( nadar, bailar, ir en bici), pues baja la ghrelina y aumenta el péptido YY, una hormona de la saciedad.

Leave a Reply