Drenaje linfático: ¿lo necesitas?

By 19 Mayo, 2014Salud

¿Estás hinchada? ¿No logras controlar la celulitis? Esta técnica te ayuda a expulsar las toxinas que dificultan tu circulación. Te sentirás renovada, ligera y muy relajada.

Consiste en una técnica de masaje que depura, relaja y regenera las células. Actúa sobre el sistema linfático. A través de él corre la linfa, un fluido que se encarga de aportar oxígeno y nutrientes a las células y recoger de éstas los productos metabólicos de desecho y las toxinas.

Limpieza en los tejidos

Cuando este fluido se obstaculiza, los tejidos se obstruyen con linfa antigua, no reciben los nutrientes necesarios y se contaminan con el exceso de toxinas. Como explican nuestros especialistas, mantener el sistema linfático en buenas condiciones es fundamental ya que ayuda a mantener el equilibrio líquido en el cuerpo y el sistema de defensa.

Objetivo: deshinchar

El masaje moviliza los fluidos corporales, mejora la circulación y la microcirculación, evita la retención de líquidos, elimina las impurezas internas y refuerza los mecanismos de defensa.

¿Para qué sirve?

A menudo se asocia con la reducción de la celulitis. En efecto, es muy eficaz como complemento en tratamientos para adelgazar y anticelulíticos. Pero sus aplicaciones son muy amplias:

  • Perfecto para piernas cansadas, edemas, problemas circulatorios o retención de líquidos.
  • Prepara los tejidos antes o tras una operación estética.
  • Alivia los trastornos digestivos y el estreñimiento.
  • Reduce el estrés y el insomnio.
  • Mejora el reumatismo.

 

Leave a Reply