Cómo prepararnos para el Sol

Cómo hacer una buena preparación para evitar los daños de las radiaciones y el envejecimiento de la piel.

  • Lo primero, si tenemos que quitarnos el vello del cuerpo, realizarlo unos días antes para que la piel esté totalmente recuperada e hidratada para recibir el sol de verano, sin que dañe o altere nuestra piel. Si no lo hacemos así, podemos sufrir las consecuencias durante todo el verano.
  • Un tratamiento de exfoliación facial y corporal es muy conveniente para recibir los baños solares si vamos a la playa, con la piel limpia, sin células muertas, para conseguir un bonito bronceado, más profundo y uniforme y mucho más duradero. Sólo necesitaremos protegernos bien, según nuestro fototipo de piel, e hidratarnos todos los días para evitar el efecto “pelado” e irregularidades en el color.
  • Realizar un tratamiento especial para las zonas sensibles al envejecimiento, quemaduras y manchas. Un tratamiento “REGENER”sería suficiente para conseguir este objetivo y prevenir estos efectos tan perjudiciales, sobre todo en cara, cuello y escote.

 A partir de este momento, debemos tener en cuenta el arsenal de medidas bajo el sol, cuando estemos de vacaciones.

Leave a Reply